Mujer vacía

Un hombre para qué,
si ni siquiera he aprendido amarme
como lo hacen las rosas que siempre están solas.

Un hombre para qué,
me repito en mi mente
mientras tiro todo hacia el jardín de la casa
para empezar una nueva vida.

Espacios vacios, nubes necias,
arcoiris negro y trincheras abiertas,
son el cuero de mis venas,
de tantos rastros de amores perdidos.
De tantas carteras con dinero
pero sin pensamientos.

Así que un hombre para qué,
si no me puedo ni sostener
con mis propios principios.

Me valgo de la religiosidad
y lloro por los castigos.
Confesiones entretenidas para el padre
y para mí, cobardías de la vida.

Espero que te haya gustado mi estilo de escritura ¡Dejá tu opinión!

¡Hola nuevamente! Muchas sinceras disculpas por no haber publicado nada por casi un mes y un poco más. Estuve muy enferma. Pero aquí estoy nuevamente. Saludes a todos y todas. Recuerden que los viernes y sábado siempre publico desde #PapelylápizEscritora 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s